En la tormenta, salir de la nube

Por: Ricardo Carapia

La inmediatez de la información no se traduce necesariamente en un auditorio informado, por lo que la recepción de los mensajes no implica su comprensión y análisis. Entender esto nos ahorrará muchos problemas de comunicación sobre un tema determinado, buscando una mejor comprensión entre los actores.

El tema viene a cuento por la sobresaturación de mensajes privados a través de la mensajería instantántea, chats, redes sociales, correos electrónicos, sms, llamadas personales o de trabajo, llamadas y mensajes de bancos y compañías telefónicas, entre otras lindezas que no nos permiten contar un un tiempo de reflexión sobre temas algunas veces sencillos, pero que la inercia diaria impide captar en su sentido más amplio.

La replicación casi automática en redes sociales de noticias, algunas no corroboradas, rumores y bromas, por ejemplo, llega al punto que el diálogo se hace casi imposible, y los argumentos no tienen lugar ante los embates, en la mayoría de los casos, de la ira manifiesta.

La importancia hoy día de tomarse unos minutos de reflexión ante la tempestad, debe tomarse en cuenta para tomarse menos en serio los likes y retweets, y con mucha mayor profundidad la información que queremos hacer llegar a los demás.

Es cierto que el panorama general no es alentador, y se antoja sombrío en varios frentes. Sin embargo el punto no es allegarnos de oscuridad sino de hacer ver al resto que hay luz al final del túnel, y que los ejemplos de voluntad, disciplina y trabajo son siempre mejores que los de indiferencia, corrupción y violencia.

En ese sentido la inteligencia debe estar en el discernimiento, en la conciencia clara y no en el arrebato, sí en el argumento válido y no en el prejuicio desde mi izquierda, centro o derecha. Entender y atender la diferencia es lo que hace comunidad, concepto harto manoseado en el ciberespacio y olvidado de un metro a otro de distancia en la fila del banco, por decir algo.

Hay que salir de la nube, y hacer valer las voces que han perdido su sonido. Bien dijo un querido hermano hace unos días. Somos capaces de ir a hacer fila desde la madrugada por un boleto gratuito, y cuando se trata de hacer valer la única herramienta que tenemos como sociedad para elegir a nuestras autoridades, no nos molestamos en dedicarnos una hora para sembrar futuro. Luego estamos ahí, quejándonos en internet pero doblando las manos bajo el sol.

ricardo.carapia@gmail.com
@richcarapia
Advertisements

One Comment Add yours

  1. Natu says:

    Muy buen texto Ricardo

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s