Venezuela de aquí al 2018

Por: Danielopski

El análisis más silvestre que escucharemos de aquí a las elecciones del 2018 es que México se podría convertir en Venezuela ante la posible llegada de López Obrador a la presidencia. La verdad es que sé muy poco de Venezuela, las voces que he escuchado, de gente de allá viviendo acá, es que la cosa está cabrona, que diario matan personas, que la corrupción es exorbitante, que el panorama político es deprimente, que sus familiares la pasan mal.

Los escucho y pienso en México, su clase política y nuestra propia realidad. Pero al conservadurismo mexicano, no al grupo minúsculo de arriba, sino a la base, la gran base de electores y de gente que comulga con los valores del conservadurismo, sufren y a la vez, les encanta ese discursito de que López Obrador es la reencarnación de Marx, Lenin, Mao, Satanás y que en últimas fechas, los espíritus de Hugo Chávez y Fidel Castro ya se metieron en él.

Los conservadores sufren al imaginar los almacenes hasta sin papel de baño, o sin pasta de dientes, y no hay que irnos tan lejos y pensar en Venezuela, más bien hay que voltear hacia atrás y acordarnos de las épocas de López Portillo y Luis Echeverría cuando había escasez de todo en México. Los conservadores alimentan sus fantasías por ideales que se acomodan perfectamente a su cosmovisión. Y eso lo hacemos todos, por eso hay que ser lo suficientemente humildes de un día poner en tela de juicio nuestras propias creencias con el riesgo de desbaratarnos la existencia.

La imagen de López Obrador saca roncha, y las críticas hacia él por parte de la derecha, son pequeñas, sin fundamentos, llenas más de prejuicios que de sustentos reales, y miren que el discurso y actitudes de AMLO, analizados desde la objetividad tienen lados totalmente contradictorios, a la vez posee mucha razón en cosas, a veces tiene un diagnóstico muy exacto y a la vez muy relativo de lo que le pasa a este país, porque México tiene mil prismas y no hay una única visión que lo pueda explicar, pero de ahí a quedarnos con el “AMLO es como Maduro”, es la estrategia barata y a la vez la más eficaz de la derecha, descerebrar a la gente por medio de repetir mil veces que México será Venezuela si López Obrador llega al poder.

El conservadurismo alimenta sus miedos más por la vía de la fantasía que de los absolutos, y a través de sus miedos forja su mediocre tranquilidad. Parecen niños que se espantan en la oscuridad. Para ellos es más grave la posibilidad de la llegada de AMLO al poder que la fallida guerra contra el narco (Alejandro Hope, analista de seguridad, afirma que en los últimos 12 años, en México se mataron a 300 mil personas)1 y la corrupción de los últimos años, estos son absolutos que se entienden de muchas formas, en cifras y realidades, pero los conservadores son cínicos, para muestra basta ver la escena de Vicente Fox en Venezuela. El ex presidente fue a hablar de democracia, de libertad, fue a alimentar su delirio de grandeza. Escuchar hablar a Fox, con esa mirada desorbitada y ese manoteo, parece más un standopeo que algo digno de tomarse en cuenta. A veces pienso que Fox sí cree todo lo que dice, algo digno de alguien totalmente fuera de sí, y la verdad no hay problema en las barbaridades que dice, el problema grave es que hay un chingo de gente que se la compra.

De aquí al 2018 vamos a volver a ser testigos de una campaña de miedo; la clase política solo tiene para ofrecer eso, igualmente una campaña de propuestas sería poco viable porque no hay razón alguna para volver a creer. Sí, México está en un abismo que lleva al colapso, soy pesimista. Nuestra peor ceguera es no ser capaces de ver el cinismo de aquellos que buscan quedarse en el poder. Y la gran mayoría prefiere seguir haciéndose pendeja y conformarse con lo que hay, porque si tuviéramos la capacidad crítica y analítica de entender la simulación en la que vivimos, los valores y fantasías de muchos quedarían sin sustento alguno, y no hay nada que nos tranquilice más, por muy vil que sea, que aferrarnos a nuestras absurdas creencias, como aquella de que López Obrador desayuna niños crudos todos los días.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s