¿Y la conciencia…?

Por: Fernando Corona

Durante un poco menos de un año, colaboradores y amigos hemos hecho de Catalejo un espacio de expresión ciudadana en la búsqueda constante de mejorar nuestro entorno, para dar a conocer lo que nos sucede alrededor con una visión personal, una opinión y sin ánimos de ofender. Agradezco al líder e impulsor de este proyecto por su invitación, Felicidades Ricardo por este año de trabajo y por tener la visión y conjuntar un equipo humano de grandes alcances. Vamos por más que estas plumas no se secan.

En este tenor me gustaría basar el texto de hoy, pues se ha suscitado tanto en redes sociales como en espacios nacionales e internacionales, la terrible noticia de la situación ocurrida en la Carretera Federal México-Puebla a la altura del Municipio de San Martín Texmelucan, en donde un grupo de al menos ocho personas en dos automóviles le cerraron el paso a una camioneta y por desgracia descargaron toda su furia ante la familia que iba en su interior, se habla de que al padre lo golpearon, a la madre y a la hija adolescente las agredieron sexualmente y a un menor de tres años lo mataron de un balazo… al parecer para robarles el carro.

¿Qué podemos decir ante una situación como esta? ¿Qué fue lo que pasó por la mente de los autores de tal masacre para llevarla a cabo?

Desde el momento en que conocí la noticia, literalmente me quede atónito, desencajado, aturdido, cimbrado… ¿Es tal la descomposición social en nuestro país que supone realizar actos como éste? ¿Es tal la escalada de violencia que permite que sucedan actos de barbarie como el que nos ocupa? ¿Es tal la necesidad que tiene la gente por hacerse de una camioneta que su libre albedrío les da la posibilidad de hacer una acción tan atroz? Honestamente no lo entiendo.

¿Quién tiene la culpa de que en nuestro país sucedan cosas tan aterradoras como la que estamos comentando? ¿Quiénes son los responsables más allá de aquellos que perpetraron el hecho? ¿Son sus padres? ¿Sus maestros? ¿Son sus malas influencias? ¿Es el crimen organizado? ¿La ignorancia? ¿El desempleo? ¿Las drogas? ¿Es el Presidente de México? ¿El PRI, el PAN o el PRD? ¿Es la cultura de la violencia? ¿Es la ley del más fuerte? En serio, ¿qué es?

O quizá es todo junto. No lo sé exactamente pero me aterra pensar que esto pudiera volverse una práctica común en México, que quienes realizaron un acto tan salvaje puedan hacerlo nuevamente, que no haya castigo o peor aún, que la procuración de justicia deje el caso en el aire y que simplemente no se busquen las respuestas relacionadas.

Podría ser el modelo económico, la influencia de los norteamericanos, el sistema hacendario, la corrupción gubernamental… o simplemente el poder por el poder.

Alguien con un arma, con un grupo de gente se siente envenenado de poder que decide atacar a una familia y agredirla de esta manera, ¿qué ganó? Una camioneta con reporte de robo, quizá un rato de escalofriante y bizarra “diversión”, su inclusión a una pandilla, el repudio total de un país y quizá… un pase directo a una cadena perpetua.

No me atrevo a juzgar a los agresores, no soy quien para hacerlo, obviamente repruebo, rechazo, aborrezco, repelo tal vejación, condeno severamente tal acción, ya las autoridades correspondientes harán su trabajo y más allá del resultado de las investigaciones y el castigo para los responsables creo que desafortunadamente y con harta impotencia ante el caso veo con profunda tristeza que hemos perdido la capacidad de razonar, la humanidad, el sentido común, el criterio, la conciencia, las formas y los fondos.

fcoronagarcia@gmail.com
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s