La reforma educativa al estilo neoliberal

Por Fernando Corzantes

Ignorando los problemas de inequidad en las condiciones educativas que diversas evaluaciones muestran, así como la corrupción imperante en la administración de los recursos educativos y las fallas existentes en las metodologías y los materiales educativos, un grupo de empresarios ajenos a la educación y con intereses nada claros sobre sus motivos e intenciones, iniciaron y han llevado a cabo una intensa campaña de denostación y vilipendio contra los maestros, señalando a éstos como únicos responsables del desastre educativo, lo cual fue tomado por el gobierno peñista como una verdad absoluta para impulsar un nuevo proyecto claramente orientado a privatizar la educación.

En particular la Secretaría de Educación hizo suya la calumnia dirigida a los maestros, desconociendo su aportación a la conformación del México moderno, realizada en muchos casos sin condiciones mínimas para ejercer su trabajo. Con la complicidad del Congreso (a través del Pacto por México), el actual gobierno se propuso evaluar a los maestros con objeto de probar sus niveles de competencia, con amenazas de carácter punitivo, modificando a modo varios artículos constitucionales, alterando con ello la esencia misma de la centenaria Constitución, producto de la lucha revolucionaria del pueblo mexicano que plasmó en esos artículos la necesidad educativa. La contrarreforma educativa va contracorriente, ya que mientras las evaluaciones del sistema realizadas anteriormente estaban basadas en los principios elementales del método científico, las evaluaciones estandarizadas para decidir si un maestro es apto para dar clases después de varios años de desempeño, además de ser contrarias a uno de los principios fundamentales de la ciencia moderna (el principio de incertidumbre), es violatorio de uno de los derechos humanos más importantes: Ninguna persona puede recibir un castigo sin haber sido antes juzgado y encontrado culpable del delito o falta de la cual se le acusa. Cuando un maestro es sujeto a una evaluación, cuyo resultado puede ser su despido, la pérdida de su salario y de su condición misma de maestro, además de requerir que fuese sometido a juicio, nos muestra la entraña de reforma laboral que subyace en la denominada reforma educativa, la cual no toca ningún aspecto verdaderamente formativo; por ello, desde su planteamiento, se considero que se trata de una reforma de control magisterial de carácter primordialmente laboral. Pero el disfraz de reforma educativa se desvanece y muestra su ramplonería a través del modelo educativo que le acompaña.

El modelo educativo peñista, presentado el 20 de julio de 2016, será pronto un proyecto olvidado, mientras que la reforma educativa será recordada como algo que no debió aprobarse y que nunca debiera repetirse. Ya que la reforma está en total contradicción con el modelo que se propone, el cual implica el reconocimiento de la diversidad entre las diferentes regiones de nuestro país, con lo que la aplicación de evaluaciones estandarizadas para todos los maestros carece de sentido, además de desconocer los derechos de éstos y violentar el estado de derecho establecido por la Constitución. El nuevo modelo educativo es un cúmulo de buenos deseos, carente de pensamiento crítico y razonamiento lógico, que ofrece un breve diagnóstico del modelo existente, sin hacer referencia a las graves fallas del sistema que nos ha llevado a la crisis educativa actual, siendo la más importante la corrupción que ha asolado al sistema en forma creciente.

Marisol Silva Laya, Enrique Calderón Alzati, Olac Fuentes, Roberto Rodríguez, Carlos Imaz, son sólo algunos de los especialistas en educación que realizaron un análisis global del modelo educativo y de su propuesta curricular haciendo notar contradicciones fundamentales entre sus objetivos y la programación curricular de los mismos, que en el fondo refleja “una nueva versión del enciclopedismo” tantas veces criticado. Además señalan las insuficiencias de interpretación, inconsistencias y de plano errores, en conceptos pedagógicos que serían pilares del nuevo modelo. Mostrando el manejo desorientado de las competencias separadas de sus elementos constitutivos: los conocimientos, las habilidades, las actitudes y valores. En suma, la apresurada construcción y publicación del modelo educativo tenía como finalidad hacer notar que la reforma emprendida, también tenía una dimensión netamente académica. Sin embargo, lo que se entregó es un documento impresentable, lleno de imprecisiones, errores, mezcolanza de términos carentes de sustento, que de ninguna manera puede responder a las altas y legítimas expectativas que la sociedad mexicana tiene sobre su sistema educativo.

En este contexto, la consulta sobre el modelo, el debate, el análisis y la construcción de un modelo legítimo es un imperativo. Sin referencia histórica real y con la sola directriz de la OCDE y de los empresarios mexicanos afines a la intención de privatizar todo lo público, como lo marca el Banco Mundial, se inscribió en la Constitución una reforma no solamente ilegítima e ilegal, sino que pretende ser sin retorno y sella oficialmente los planes emprendidos desde 1988, para privatizar la educación pública en México. Nada educativo ha sucedido estos cuatro años. La educación ha sido sembrada de angustias, persecuciones, amenazas, falsas promesas, represión y muerte. Y todos estos acontecimientos y tiempo han transcurrido para que las autoridades educativas se percatarán que la reforma está muerta. Pero simula seguir viva.

El problema de fondo de la reforma no está en la evaluación, sino que es mucho más grave: es la aceptación de una imposición que destruye la educación mexicana al entregar al neoliberalismo del Banco Mundial por medio de la OCDE que irremediablemente conduce a la privatización de la educación donde se desmorona el futuro del país.

Comentarios en Facebook a Fernando Corzantes 
fernandocorzantes@yahoo.com.mx
(Consejero del Instituto Nacional Electoral)
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s