#HayFestival y la espada de Damocles

Por: Ricardo Carapia

Hay Festival es la fiesta de la libertad, las letras y la reflexión, y ojalá se entienda el subtexto en la circunstancia queretana. Es innegable que la inversión en este tipo de actividades nunca será suficiente, que estos esfuerzos que nacen de la sociedad civil organizada han trascendido fronteras y reúnen por igual a poetas que científicos, políticos, intelectuales, periodistas y en lo general, lectores con un espíritu crítico e informado.

En su nacimiento, Hay Festival no es una ocurrencia. No es un esfuerzo aislado sino la reunión de voluntades para congregar en un solo sitio personas y personajes que en muchos casos, son ejemplo de trabajo y disciplina. Y tampoco es, por mucho, una celebración del político en turno, por más que su gestión haya sido importante para su realización. Y con esto voy al punto.

Por más que algunos funcionarios, actores y comentaristas enfoquen mediáticamente el evento en la forma, en la foto, los nombres, la socialité que hizo acto de presencia, el número de asistentes, en la derrama económica o similares; el fondo late, respira y transpira. Es un animal envuelto en papel, tomando forma en cada charla, presentación y conferencia, transmutándose en nuevas palabras en las reflexiones de café o en casa, en familia o con amigos, en andadores, calles y jardines.

Su pelaje se distribuye en las tapas de cada libro que encuentra dueño, en cada conversación que circula, en la pasión de los argumentos, en la sinceridad de las preguntas, en la inocencia juvenil de la curiosidad, en la desencantada adultez de la experiencia. En el ego enano de algunos, en la gigantesca sencillez de otros. Es el juego de la libertad, en cuatro días centrados en el quehacer de la humanidad, desde sus sueños más sublimes hasta las más terribles atrocidades en voces de sus testigos.

Nada de esto es casual, es algo que conoce bien cualquier creador, gestor o promotor cultural: es el ejercicio real de las artes; del entender a la cultura no como evento fácil, sino como motor y evolución. Es el sentido real de la experiencia y la divulgación del conocimiento. Es saber entender que en este caso, detrás de cada libro existe un ser humano, que a través de cada uno se multiplican las experiencias y los mundos y por ende; las opiniones se nutren y fortalecen. Es la cultura viva, no como concepto sino como experiencia consciente en múltiples vías.

Por ello, Hay Festival no es, en absoluto, la conspiración disfrazada de tertulia literaria, fatal referencia que con la que se le quiso posicionar en el discurso gubernamental. Es la conspiración en sí misma, con vida propia, con nombres y apellidos, en manos del creador y el espectador activo.

El Hay Festival no es, como erróneamente nos han querido plantear (nótese) los especialistas en el sector cultural sino los ejecutores de la promoción municipal, la eventitis o el libro casi como objeto inanimado. Hay Festival es más complejo que eso. Es más la interacción de las partes, la cultura de la lectura y los procesos culturales generados a su alrededor.

La nueva sede

No es ningún secreto el descontento que generó la imagen de Javier Duarte con Salman Rushdie. Tampoco el hecho de que la muerte y desaparición de periodistas en Xalapa fue determinante para que varios reconocidos escritores solicitaran y lograran que Hay Festival saliera de Veracruz. De igual manera, que otras voces abogaran porque se quedara en Xalapa y desde ahí se apuntalara la voz crítica contra Duarte.

Las partes involucradas han dejado clara la intención de que Querétaro sea la sede permanente del Hay Festival en México a partir de 2016. En lo personal lo celebro gratamente, por mi amor a la literatura en primer lugar, y a la democracia en segundo.

¿Por qué a la democracia? Porque sin quererlo o pensarlo, las autoridades locales de Turismo colocaron la espada de Damocles sobre la cabeza de la administración municipal y abrieron todos los temas locales a la crítica nacional e internacional. Ahora toda acción en Querétaro será evaluada por los mayores defensores de la libertad de expresión y los derechos humanos en Iberoamérica, quienes podrán constatar de primera mano lo que aquí los ciudadanos viven y sienten.

Hechos como la censura que se ejerce al exigir retirar de la fuente a reporteros incómodos; o mandando callar al comunicador crítico, con el consiguiente silencio del que tanto se quejaban de sus antecesores.

Hechos como las declaraciones, discursos e informes oficiales donde se califica al opositor despectivamente y con toda la sorna y sarcasmo posibles, actitudes lejanas por definición a su color de origen.

Hechos como el aplauso atronador a esos insultos, de manos de los correligionarios en primera fila; mientras a los ciudadanos de a pie se les ve únicamente en los promocionales.

Hechos como etiquetar de “ardillas” o enemigos a todos aquellos que no comparten la opinión del gobernante.

Hechos como emitir furibundas declaraciones ante los reclamos legítimos.

Hechos como despedir a trabajadores por no estar en línea.

Hechos como inventar cargos innecesarios y que duplican funciones en la Alameda Hidalgo.

Hechos como equivocarse en los procedimientos y declaraciones y aceptar desconocer la ley que corresponde conocer.

Hechos como emitir desde el ladrillo un soberbio “que disfruten sus ardillas”.

Hechos como las decisiones por venir que generarán disgusto en la población y que ya desde ahora se puso en claro que no tomarán en cuenta ninguna opinión más que la de la propia administración, justificándose en el “costo político”.

Resumiendo, un tema es el que hoy me interesa: la libertad de expresión está consagrada en nuestra Carta Magna. Con todo, aquellas autoridades que deben garantizarla, han demostrado ser las menos interesadas en que las voces se escuchen. (Ver Ciudadanos de segunda)

Y hoy, por salir en la foto, no saben el gran favor que hacen a la democracia y a los queretanos: a partir de este 2016 tendremos cada año un nuevo acercamiento con la élite intelectual y periodística de habla hispana. Y ellos sí saben escuchar.

ricardo.carapia@gmail.com
@richcarapia
Advertisements

3 thoughts on “#HayFestival y la espada de Damocles

  1. Fernando Corona says:

    Felicidades Ricardo, comparto completamente tu visión, Queretaro tiene el potencial para albergar este tipo de eventos, no hay mas, aquí es el lugar, en su momento tu estuviste al pie de la batalla para que éste y otros de la misma categoría se lograran, mientras la politiqueria se desgañita por salir en la portada, gente como tu han trabajado por el queretaro de la cultura y la cultura en queretaro, es harto posible que te extrañen! felicidades por tu aporte, sin duda muy valioso, ojala así lo entiendan.

    Liked by 1 person

  2. María says:

    Celebro contigo Ricardo; el Hay Festival ayuda, como Catalejo, a mirar a Querétaro, desde adentro y desde afuera. La cultura es, al final, ampliar la visión y abrirse a la otredad. Tener este tipo de atención solo puede traer beneficios: mejores ciudadanos, que aprendan a exigir, y gobernantes que aprendan a sentirse observados y a escuchar!

    Liked by 1 person

  3. Cissi Montilla says:

    Celebro como tu que Qro. sea la sede permanente del Hay Festival, que se inviertan recursos en convocar a esta fiesta del pensamiento, de la libertad y de la creación, y lo celebro porque como bien dices no es sólo el encuentro momentáneo sino lo que el impacto profundo puede producir posteriormente… ojalá sirva para que nuestras autoridades comprendan la importancia que tiene apoyar las iniciativas de gente que, como estos invitados internacionales, también empeñan sus capacidades creativas, sus esfuerzos y sus sueños en proponer acciones para abonar al desarrollo cultural local, regional y por qué no nacional. Ojalá más temprano que tarde se logren concretar los apoyos a todos los gestores culturales, creadores y promotores locales que, a tiempo y respondiendo a una convocatoria pública, metieron sus proyectos de trabajo para este año y que, siendo septiembre, todavía no tienen respuesta…
    Porque no sirve de nada propiciar encuentros como el recientemente finalizado Hay Festival si luego no eres coherente con esa inversión de recursos en tu propia ciudad, en tu propio estado… con tu propia gente!

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s