Mejor Infraestructura, Posible: Ingeniería de 45 años

Por: Sergio Camacho

Este año el Colegio de Ingenieros Civiles del Estado de Querétaro celebra el cuarenta y cinco aniversario de su fundación y esto ha sido motivo de celebración, pero más allá de eso, genera profundas reflexiones, del pasado y hacia dónde vamos.

La Ingeniería Civil es una de las carreras profesionales que mayor influencia tiene en sus fundamentos teóricos, de las leyes de la naturaleza, los materiales, los diversos elementos, la energía, los constantes cambios en nuestro planeta y hasta los factores de naturaleza humana y social son tomados en cuenta para su aplicación. Todo esto da forma a los enormes retos que implica su aplicación en sus diversas especialidades; y que hacen que tenga una enorme facultad profesional en la convivencia con su entorno y que al orden del desarrollo de la sociedad, va transformando espacios, conviviendo y ayudando con el resto de las profesiones, dando paso a la civilización.

No solo la edad y la aplicación de la técnica es lo que celebra nuestro gremio, también la importante representación social que desde nuestra trinchera nos toca, siendo un contrapeso a las decisiones políticas o populares, donde la ponderación del deber ser contra el poder hacer de las autoridades en la planeación y ejecución de la infraestructura de nuestras comunidades, debe de pasar por una visión muy crítica de nuestro gremio, puesto que se ha demostrado que no hay retos imposibles para la Ingeniería y porque también hemos visto cómo varias de las decisiones tomadas no siempre son las mejores. La capacitación y la ética profesional, obligan e invitan a los ingenieros a pelear para un mejor entorno.

Hablamos de movilidad y seguimos sembrando pavimento, faltando mucho más enfoque en el trasporte. Hablamos de soluciones específicas, cuando necesitamos planes integrales del desarrollo urbano y humano. Hablamos de empleo y crecimiento y no reparamos en la pobre densidad de nuestra mancha urbana. Hablamos de inversión extranjera directa y no reparamos en su impacto real, más allá de unos pocos y mal pagados empleos. Celebramos así muchas cosas, la elaboración de planes de desarrollo económico, de movilidad o hidrológicos que esperamos ofrezcan soluciones reales, porque mientras en nuestra comarca veamos cómo todos los días se nos atascan los arroyos de vehículos y cuando llueve, pues de agua; pensamos en todo eso que dejamos de hacer y en todo eso que fuimos permisivos. Todo esto acentuando la pobreza o el subdesarrollo.

Hemos de reflexionar cómo este “notable” desarrollo que tenemos como sociedad de pavimento y tabiques ha sido en muchos casos en detrimento de nuestro planeta, y como reto de futuro tenemos que consolidar una Ingeniería Civil y una industria de la construcción como agentes de un desarrollo absolutamente sustentable, con mucha sensibilidad a nuestro medio ambiente y a todas la personas que conformamos las comunidades. Las soluciones deben ser para los de hoy, pero sobre todo para los que en cuarenta y cinco años celebren; que hace media existencia hubo un punto de inflexión, un cambio que hizo muy placentera la segunda mitad.

scamachoh@gmail.com
@sergiocamachoh
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s