Trump ya ganó

Por: Braulio Hernández

Las elecciones de Estados Unidos han tenido como un actor fundamental a nuestro país, lo cual me da la confianza de hablar de dicha elección (en mi defensa ellos empezaron) desde 3 puntos: ¿Qué esté haciendo Trump para ponerse arriba en las encuestas? ¿Cuál es el plan de los Clinton y compañía? y las consecuencias de polarizar la elección.

En política cada vez son mas comunes las sorpresas, algo está pasando entre los políticos y los votantes. En lo personal, algo que tiene que ver con arriesgarse a ser distinto.

Hoy los políticos que están levantando la mano son los que se están saliendo del molde de la política convencional y tradicionalista, en México este modelo arcaico lo podemos ubicar en esa clase política aplaudidora y agachona de los 70´s.

Hoy los políticos más destacados en el mundo están rompiendo los esquema tradicionales de la política en su país. Obama, Justin Trudeau, y el mismísimo Donald Trump, sí, porque hasta ahora también está bien posicionado.

Sin juzgar su ideología, Donald Trump está comunicando de manera magistral, segmenta sus públicos y les da justo lo que necesitan escuchar, así como Obama lo hizo hace 8 años, hablándole a la gente como nadie les había hablado, diciéndoles lo que muchos quisieran decir y se callan, está haciendo las cosas diferentes. Esta comunicación le ha valido colocarse en la mente de los electores y que valoren el voto en su favor, está polarizando al pueblo norteamericano y está ganando a los indecisos, toda esta comunicación llena de enfados y arranques de ira, de descalificaciones a los símbolos norteamericanos pero con un orgullo profundo a la raza, elementos justos que le pone ese morbo campañero que a muchos gusta,  hoy a casi 100 días de la elección su estrategia de comunicación lo tiene con 3 puntos de diferencia contra Hillary Clinton.

Trump ha logrado lo que para muchos estudiosos de la estrategia política es fundamental: llevar la batalla a sus terrenos. Ya lo logró con los demócratas, con su contrincante y hasta al mismo presidente de los Estados Unidos de una manera excepcional; les esta marcando la agenda a los políticos y a los medios de comunicación, aunque esto no quiere decir que sea más efectivo en sus mensajes, sin embargo logra estar presente en los discursos y en los medios.

Una buena estrategia comunicación no garantiza que Donald Trump sea presidente de los Estados Unidos, sin embargo estoy seguro que no lo será sin una buena estrategia comunicación como la que ha logrado hasta ahora.

Trump es un peligro para el mundo

“Incapaz de tomar decisiones”, “desequilibrado y con falta de carácter”, de mecha corta pues. Incluso dijo la candidata demócrata que seria impensable que “en esas manos estuvieran las claves para un ataque nuclear”. Este recurso no es nuevo para los mexicanos, ¿se acuerdan del “peligro para México”?.

Parece que poner al representante de los republicanos como una seria amenaza para el mundo será una de las líneas de comunicación de los demócratas para intentar bajar la popularidad del magnate, quizá intentarán hacer conciencia entre los ciudadanos norteamericanos de que ser presidente de la nación mas poderosa del mundo no es cosa de juego y que no pueden ponerse en manos de una persona que sacan de sus casillas con un tweet, y con la poca conciencia de respeto a la humanidad. Buscarán reacciones de los aliados empresarios, incluso de la comunidad internacional para respaldar estas líneas, estos son sus últimos recursos. Sinceramente espero que funcionen.

Haters vs. Lovers

A este punto han llegado los discursos por la presidencia norteamericana: en una esquina un grupo que argumenta que nada está bien, ofende al mayor orgullo de la nación afirmando que son un “desastre” que culpa a la política de Obama de las muertes y los tiroteos, que incita a la violencia racial, que apela al orgullo americano como fuerza de poder. Del otro lado Clinton con un discurso de amor a la humanidad y al mundo, anteponiendo el respeto a los derechos humanos ante cualquier otra situación, que llama a la reconstrucción de los lazos entre las razas y etnias que viven en Estados Unidos. Habrá que ver qué quieren los ciudadanos en los siguientes meses.

Después de la elección

A pesar de la cercanía en las elecciones y de los puntos de ventaja que le dan a Donald Trump en las encuestas, no creo que se convierta en presidente de nuestro vecino del norte, lo que le dejará un reto importante a Clinton y es gobernar a casi la mitad de los estadounidenses con una idea radical y polarizada. Si, como en México en 2012 y 2006, cuando una fanatizada enardecida quería ver la izquierda en el poder. Esos bloqueos en Reforma, ¿se acuerdan? ¿de las marchas en el Zócalo? ¿no?… bueno quizá recuerden más recientemente los bloqueos en las autopistas de Guerrero y Oaxaca. Bueno, pues esa es la herencia de un discurso polarizante entre dos aspirantes al gobierno de un país.

El verdadero daño de Trump no se verá reflejado en las elecciones porque está en los hogares de cientos dónde revivió el racismo y la intolerancia hacia los inmigrantes, los que han tomado la bandera del radicalismo y que están dispuestos a defender la “América de los blancos”.

Los políticos deben ser responsables y hacer conciencia de lo que sus discursos pueden causar en la gente que aspiran gobernar, se lo digo Donald para que lo escuche Andrés.

brauliohn@gmail.com
@brauliohn
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s