ReMedios Modernos: Pokémon Go o el aumento de la realidad aumentada

Por: Tsayam Mejía

Pokémon Go es un fenómeno mundial que está cambiando muchos esquemas de interacción social, desde desplazar al porno en los motores de búsqueda de Google hasta fusionar empresas japonesas y norteamericanas que nunca se hubieran pensado juntas; pasando por alejar a los gamers de sus sillones y congregar a millenials en plazas públicas.

Para contextualizar, el Pokémon Go es un videojuego que integra el GPS, la cámara y el internet en una aplicación para teléfonos inteligentes. Consiste en buscar, atrapar y luchar con esos monstruos de bolsillo que están sueltos por todo el mundo en una realidad paralela.

Pero ¿qué tan paralela se encuentra ésta realidad en la que viven los jóvenes?.

Hemos visto hordas de zombies adolescentes caminando por los andadores de la ciudad, agachados y poniendo atención solamente a su teléfono celular, gastando sus datos 4G o colgándose de redes inalámbricas gratuitas.

También supimos que estos piratas cibernéticos se las ingeniaron para descargar la aplicación semanas antes de estar oficialmente disponible para Latinoamérica; también los hemos visto exponer sus celulares a situaciones extrañas como atarlos a un ventilador o una rueda de bicicleta y hacerlos girar para truquear la distancia que exige caminar el videojuego.

Y nos hemos enterado en redes sociales que muchos de estos jugadores viven en un universo alterno, al olvidarse del mundo real y comprometiendo su integridad física (y la de otros) a fin de conseguir a un Pikachu o un Dragonite (sí, hay más de un centenar  de estos monstruos de bolsillo y cada uno tiene su nombre).

Ahora bien, si partimos de la tesis de pensar que la realidad es subjetiva, que cada cabeza es un mundo, que los sentidos nos engañan y que con unos cuantos clics en el teléfono estamos conociendo en tiempo real la cosmovisión de personas en otras latitudes del planeta (que muchas veces no conocemos); estaríamos hablando de una infinidad de concepciones de la realidad.

Si ese infinito de realidades es aumentada, podríamos entrar a una paradoja interminable tratando de entender a la tecnología, esa eterna batalla entre apocalípticos e integrados, entre nativos digitales y los que tuvimos la oportunidad de hacer cassettes grabados.

Aunque el rango de edad es relativamente corto, existen grandes diferencias que nos hacen pensar que los nativos digitales viven una realidad muy alterna, donde la experiencia es más valiosa que el recuerdo y los paralogismos publicados en sus cuentas de redes sociales son más verosímiles que la realidad.

En este caso ¿qué podemos admitir como realidad?.

Tal vez podamos partir de una duda metódica igual que René Descartes, y procurar rechazar como falso todo aquello que se pueda imaginar o conocer (a través de la tecnología) y así llegar a una verdad indudable, que somos una cosa que piensa, es decir un entendimiento o una razón.

Y que más allá de entender la realidad aumentada, el simple hecho de saber que existen esas cosas y que son funcionales para el otro, nos ayuda a generar un pensamiento de colectividad, de sociedad; un pensamiento que nos permite entender que no todo es bueno ni malo, sino que es simplemente diferente a mi forma de entender el mundo.

Recordemos que históricamente nos ha costado trabajo comprender a los medios modernos, recordemos que en 1895 hubo gente que salió despavorida de la sala de cine al ver La Llegada de un Tren a la Estación de La Ciotat filmado por los hermanos Lumière. Recordemos que en 1938 Orson Welles provocó pánico en las calles de Nueva York mientras leía una adaptación para radio de su novela La Guerra de los Mundos. Recordemos que el número de cantinas disminuyó al mismo ritmo en que crecía el número de hogares con televisión en México. Recuerdo que mis papás apodaron “El Nientiendo” a la consola de videojuegos que me regaló muchas horas de diversión.

Cogito ergo sum.

Pienso, por lo tanto existo en un universo de realidades infinitas, en un mundo globalizado donde la tecnología avanza tan rápido que sólo si queremos la buscamos, atrapamos y combatimos el día a día con ella.

Pienso, por lo tanto entiendo que no es el fin del mundo, que esos monstruos de bolsillo-teléfonos celulares también han cambiado para adaptarse a las necesidades de los usuarios.

Pienso, luego existe un futuro muy cercano con tantos avances tecnológicos que formarán parte del día a día y que nos permitirán aumentar la realidad aumentada que conocemos.

tsayam@gmail.com
@tsayamo
Instagram y Snapchat: tsayam
Advertisements

One thought on “ReMedios Modernos: Pokémon Go o el aumento de la realidad aumentada

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s