Y regresan los gasolinazos…

 

Por: Sergio Murguía

Como lo comentamos el mes pasado, hoy por hoy la globalización ha traído beneficios, pero de igual manera ha habido ocasiones en las cuales son mayores los perjuicios que pueden tener países en desarrollo como el nuestro. Hablábamos del Brexit, sus efectos y consecuencias en ese momento sobre nuestra economía, tal era el caso de la volatilidad del precio de cotización del dólar.

En junio de 2010, durante la gestión de Calderón, el hoy Secretario de Hacienda Luis Videgaray envío un tweet sugiriendo dejar de subir la gasolina cada mes. Sin embargo, en septiembre de 2015 el presidente Peña Nieto decía que gracias a la Reforma Fiscal se evitarían los incrementos a la gasolina y que se acababan los gasolinazos.

Pues aún cuando el Gobierno Federal declaró que para el 2016 no habría incrementos a la gasolina, derivado de toda la problemática económica que existe actualmente, desde el mes de julio regresó el famoso gasolinazo y se incrementó el precio de las gasolinas Magna y Premium, y en agosto suben de nuevo.

Esta ha sido una medida usada desde gobiernos anteriores, pues la gasolina en nuestro país incrementa su precio prácticamente de manera mensual. Como referencia, durante 2010 y 2011, la gasolina Magna y el diésel incrementaron de manera constante 8 centavos mensuales y la gasolina Premium subía 4 centavos al mes. A partir de diciembre de 2011 sube 1 centavo dicho incremento y entonces de manera mensual había un incremento de 9 centavos y 5 centavos respectivamente.

Este incremento para gasolina Magna y diésel se mantiene durante 2012 pero la gasolina Premium a partir de julio de 2012 sufre modificación y de 5 centavos mensuales comienza a subir un centavo mensual. Esto es, que en julio sube 6 centavos, agosto 7 centavos y así sucesivamente hasta quedar el incremento igual que el de gasolina Magna, de 9 centavos durante octubre, noviembre y diciembre de 2012.

En enero de 2013 se ajusta nuevamente el incremento para los tres combustibles a 11 centavos mensuales, pero en este mes el diésel sube 38 centavos. A partir de febrero comienza el incremento mensual de 11 centavos, se mantienen durante 2013 y en enero de 2014 se hace un incremento diferente en Magna y diésel de 19 centavos y 24 centavos respectivamente, Premium se mantiene en 11 centavos y a partir de febrero de 2014 Magna se incrementa 9 centavos mensuales y Premium y diésel 11 centavos mensuales.

En enero de 2015 se realiza un último incremento de 26 centavos para Magna, 27 centavos para Premium y 26 centavos para diésel, a partir de entonces se detienen los incrementos y se mantiene el precio de las gasolinas durante todo 2015 y hasta julio de 2016.

Como podemos observar el incremento en combustibles ha sido una constante en nuestro país, se supone que con la entrada en vigor de la Reforma Energética se había logrado mantener estable el precio de la gasolina y de la luz; de hecho fue uno de los tantos beneficios que en su momento anunciaba el gobierno derivados de dicha reforma, e incluso existía la posibilidad de que los precios disminuyeran con la entrada de los proveedores privados que suponíamos entrarían en competencia.

La historia ha cambiado. Al parecer los beneficios que se prometieron con la entrada en vigor de la Reforma Energética se han tenido que guardar nuevamente en el cajón de los recuerdos y las promesas no cumplidas, y en 2016 regresamos al antiguo esquema de incrementos a las gasolina y para agosto también un incremento al costo de la energía eléctrica.

¿Qué consecuencias puede tener esta medida?. Pues lo de siempre, las diferentes cámaras de comercio así como el sector empresarial han expuesto que estos incrementos representan aumentos en costos de producción y distribución, y que en los próximos meses es casi un hecho que se venga un incremento en los precios de los productos. Si ya el hecho de que suban los precios de los combustibles tiene un impacto en los bolsillos de todos, los incrementos en los productos tendrá todavía un efecto mayor, y lo más importante; a pesar de sus anuncios de radio, el salario sigue igual.

Lo comentamos en el artículo anterior: tengamos mucho cuidado con el crédito, intentar en la medida de lo posible el ahorro y sobre todo llevar una administración familiar lo más cuidada posible, para que todos estos incrementos y ajustes que se están presentado no tengan una afectación negativa en nuestra economía.

Por último me gustaría dejar una pequeña pregunta por aquí… todos estos ajustes en los precios de los combustibles y en la energía eléctrica, ¿de verdad serán derivados de la situación económica del país, o será que se está preparando el terreno para que las empresas privadas proveedoras de energía y combustibles tengan un mercado preparado para de inmediato cambiar sus servicios y sus consumos?.

sergio.murguia.jm@gmail.com
Twitter: @sergiomh76
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s