El reto en Querétaro: Movilidad

on

Por: Juan Carlos Olvera

Estás sentado en tu auto escuchando el radio, prendes un cigarro para que te calme la desesperación de no avanzar, juegas con tus dedos pegándole al volante siguiendo el ritmo de la música, le gritas al que se te metió e inmediatamente volteas a ver las placas. Si son de fuera piensas “este mal educado no sabe que está en Querétaro”. Si es de aquí piensas “seguramente es chilango recién llegado”.

Hace algunos años (no puedo recordar cuántos), el tráfico era una utopía en nuestra ciudad, ahora es el pan nuestro de cada día. Al salir de casa para ir al trabajo o la escuela, invariablemente nos topamos con dos o tres accidentes mayores o menores. Las notas en los medios reportan diariamente, sin fallar, accidentes aparatosos.

Leí un reporte sobre las 40 ciudades de México en peligro de colapsar por movilidad según Ángel Molinero, director del organismo Urbanismo y Sistemas de Transporte (USTRAN). Durante la presentación del libro “Situación actual del transporte urbano en México”, hablaba de que el país necesita 88,000 millones de dólares para mejorar de manera sustancial el transporte público.

Querétaro es una de ellas junto con la Ciudad de México, Toluca, Guadalajara, Monterrey, Puebla, Tijuana, Chihuahua, Campeche y Cancún. Triste y fatal panorama. Pero hagamos un somero análisis sobre la culpabilidad de la situación. ¿Quiénes son los culpables? Creo que en este sentido somos todos.

En primer lugar el Gobierno. Durante más de 18 años no ha habido políticas públicas efectivas para resolver el problema de la movilidad, no hay un proyecto efectivo de transporte público urbano, no se han regulado las concesiones de autobuses y taxis, no se ha castigado a los concesionarios que brindan un mal servicio y el proyecto de movilidad se enfoca en el uso del vehículo como medio de transporte principal y, para ser honesto, no creo que esta administración haga cambios sustanciales más allá de traer camiones más modernos. Lo cual me recuerda: ¿qué pasó con la famosa línea piloto que lanzaron en abril del 2016? No se han reportado resultados y ya no la he visto pasar por 5 de Febrero, ¿otra pólvora gastada en infiernitos?

En segundo lugar los concesionarios y conductores, tanto de taxis como de autobuses, no invierten en sus unidades, no profesionalizan su servicio ni a sus conductores. En el caso de los choferes la mayoría maneja a altas velocidades y no cuidan sus unidades, ocupan dos y hasta tres carriles y se saltan el tráfico solo para aventarte el automóvil al principio de la fila para meterse. Y cuando llegan nuevas opciones privadas de mejora de transporte como Uber y Cabify, hacen una revolución social. A ellos tampoco se les ven ganas de mejorar en el futuro cercano.

En tercer lugar los ciudadanos. Seamos honestos, ¿cuántas veces te has encontrado con tráfico sin motivo? Cuando se despeja no había nada, ni accidente, ni carro descompuesto, nada, solos malos conductores que quieren cruzar del tercer carril al primero para salir de la avenida. Nuestra educación vial es pésima y nuestra dependencia del vehículo es enfermiza. Siempre andamos con prisa y por lo mismo aventamos el coche a quien nos estorbe. En el caso de los que usan el transporte público queremos que nos deje y nos levante en el punto que nos quede más cerca de nuestro destino, sin caminar. A los usuarios tampoco se nos ven ganas de mejorar pronto el servicio.

¿Qué tiene que pasar en los próximos años para que esta situación se resuelva? Deberá haber un cambio de actitud y de rumbo en todos los niveles. Yo soy fan del 1 a 1, y es el ejemplo más claro de que algo funciona si todos ponemos de nuestra parte: es volcarnos a usar el pensamiento colectivo, lo que yo hago afecta a los que me rodean. Los que manejamos no aplicamos este pensamiento colectivo y siempre buscamos la manera más fácil para salir del tráfico, aunque afecte a los que vienen atrás.

La única solución será entonces que pensemos colectivamente y que exijamos verdaderas políticas públicas que beneficien a la mayoría. Un gran reto en el que todos estamos involucrados.

juan.olvera@grupovier.com.mx
@juano7
Advertisements

4 Comments Add yours

  1. Itzel Eguiluz says:

    Caminar (banquetas, respeto a peatones y semáforos peatonales) + transporte público (autobuses, metrobuses, METRO, etc.)+ bicicletas públicas con carrilbici + Educación vial = Felicidad 🙂

    Liked by 1 person

  2. Oscar Alcocer says:

    El cambio, la mejora, el profesionalismo, la madurez, la paciencia y la cordura esta en uno mismo y desde casa, enseñando a nuestros hijos, debemos dar el ejemplo como bien dices comenzando con el 1 a 1, después lo demás en el orden que quieras… Caminar hasta donde esta indicada la parada, respetar las vueltas continuas, no corretear ambulancias cuando se les cede el paso, respetar los limites de velocidad, un carril destinado al trasporte ( puede funcionar a contraflujo), ceder el paso, y detenerse para tomar una foto de cualquier accidente dejando la morbosidad.

    Liked by 1 person

  3. Adriana Rodriguez says:

    Si estoy de acuerdo y es necesario ser respetuoso de los demás. Crear el cambio primero en uno mismo y crear respuestas positivas en los demás

    Liked by 1 person

    1. catalejoweb says:

      Primero uno mismo, toda la razón Adriana.

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s