El efecto #Brexit en nuestro bolsillo

on

Por: Sergio Murguía

Para aquellos que estén un poco distraídos con la derrota de la Selección Mexicana o con la eliminación de España e Inglaterra de la Eurocopa, el Brexit no es un nuevo grupo de rock ni un estilo de moda, es  (como se ha nombrado por sus siglas British Exit) la decisión del Reino Unido de separarse de la Unión Europea (UE) a través del referendo llevado a cabo el pasado 23 de junio, el cual a través de votación el 51.9% estuvo a favor y el 48.1% en contra de dicha salida de la UE, la cual hasta días pasados estaba conformada por 28 países.

Solo como referencia, la comunidad económica europea es el bloque económico más grande del mundo. Creado desde 1957, se adhirió a la UE en 1993 conocida como Comunidad Europea,  con la finalidad de tener una mayor fuerza y estabilidad económica para todos los países europeos que la conforman a través de un mercado común y la unión aduanera, creando una moneda fuerte y estable (euro) que compitiera con el dólar y como moneda de uso corriente en dicha comunidad; además de brindarles diversos beneficios como era el comercio de productos entre los países miembros o el libre tráfico de personas ya sea de viaje o para trabajar.

Después lo anterior, algunos podrán pensar… ¿y eso a mí qué, si ni soy europeo y está del otro lado del mundo? Desafortunadamente este es uno de los mejores ejemplos de lo que la globalización significa, ya que el hecho de que el Reino Unido haya tomado la decisión de salir de la comunidad europea, ha traído diferentes consecuencias tanto a nivel local como a nivel mundial, y obviamente también ha repercutido en diferentes situaciones para nuestro país.

Por mencionar algunos de los efectos inmediatos de esta noticia, la Libra (moneda local del Reino Unido y una de las monedas más fuertes a nivel mundial) presentó sus niveles más bajos desde la era de los 80’s. Irlanda del Norte y Escocia (que forman parte del Reino Unido) ya expresaron su intención de separarse del mismo y ser dos naciones independientes. Se desplomaron las bolsas de valores de todo el mundo teniendo caídas importantes, y se habla de que existe el temor de que se de un efecto dominó en el que otros países fuertes e importantes de dicha comunidad siguieran el camino del Reino Unido, provocando su desaparición o como efecto inmediato la pérdida de fuerza del euro frente al dólar.

En nuestro país tampoco se hicieron esperar las reacciones, sobre todo en el plano económico, ya que de inmediato se dio a conocer por parte del gobierno federal a través del Secretario de Hacienda un recorte presupuestal de más de 31 mil millones de pesos al gasto corriente. Ojalá esto incluya no más vestidos costosos de la primera dama o casas millonarias entre otros gastos innecesarios; o al igual que en el resto del mundo la caída de la bolsa de nuestro país o la devaluación del peso contra el dólar, el cual llegó a cotizarse en 20 pesos y aunque ya ha disminuido sigue en valores no esperados por la economía nacional.

Otra consecuencia aún más directa para todos nosotros como consumidores y habitantes de nuestro país, es el incremento en el precio de la gasolina (21 centavos Magna y 34 centavos Premium), siendo este el primer gasolinazo del 2016, siendo que el gobierno federal había anunciado en meses pasados que en este año no habría dichos incrementos.

De igual manera el Banco de México también anunció ya el incremento en las tasas de interés, dice su presidente Agustín Carstens que no a consecuencia del Brexit o del incremento en el precio del dólar sino para controlar la inflación la cual empieza a dar indicios de tener una aceleración y antes de que esto pueda ser incontrolable se aplicó esta medida. Todo esto, según comentan algunos analistas, ayudará a la economía del país y era una medida que se tenía que dar.

Sin embargo; provocará un incremento en las tasas de interés de los créditos a corto plazo como lo son las tarjetas de crédito; y los créditos hipotecarios con tasas de interés variables. En estos casos la recomendación de los expertos es no hacer uso de dichos instrumentos y en el caso de los créditos hipotecarios buscar la opción de renegociar el crédito a pesos y tasa de interés fija, para evitar en ambos casos una sorpresa en los intereses a pagar y el incremento en los pagos o en el monto del crédito.

Todo esto se verá reflejado o se ha visto reflejado desde el anterior incremento del alza del dólar, en el incremento en los precios de los diferentes productos de consumo cotidiano y en la disminución de consumo, esto no por falta de recursos sino simplemente la cantidad de productos que antes se podían adquirir con determinada cantidad de dinero, hoy se ha visto disminuida por dicho incremento en los productos. Como se dice comúnmente, todo sube menos el sueldo, y es real.

Esperemos que las medidas que el gobierno tome para poder diluir el efecto económico de los acontecimientos externos e internos sean las adecuadas. Sin esperar que ésta sea la única solución, hay que prever cualquier situación adversa y evitar en lo posible el endeudamiento a través de créditos, ser muy cuidadosos en los instrumentos en los que se piense invertir, y sobre todo iniciar el hábito del ahorro.

sergio.murguia.jm@gmail.com
Twitter: @sergiomh76
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s