México-Canadá: los sucios negocios

Por: Fernando Corzantes

La reciente visita de Peña Nieto a Canadá se dio en un ambiente de cordialidad con el primer ministro Justin Trudeau, quienes se vanagloriaban de los beneficios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.  Para el gobierno y empresarios canadienses no es para menos, ya que las empresas de ese país han ingresado de lleno en el territorio mexicano para hacerse de nuestros recursos.   Tal es el caso de sus compañías mineras, las cuales gracias a las autoridades mexicanas les han permitido ir desde el saqueo hasta el asesinato.

Los abusos han ido a la par de la exacción del país, de mal en peor, pero en apego a la ley como lo señalan todos los funcionarios beneficiarios del desastre.   Los conflictos socio-ambientales con las mineras; el incumplimiento de contratos (como la implementación de plantas tratadoras de agua, concesión de los servicios a los ejidatarios, etc.); utilización de cianuro para extraer oro; enfermedades respiratorias y de piel; abortos y bebés con malformaciones; contaminación del medio ambiente; la falta de consentimientos de las comunidades para los proyectos; los enfrentamientos sociales; llegando a asesinatos y ataques con armas de fuego que se imputan a la acción de las compañías, entre otros conflictos, son el impacto en las regiones mineras de México.

Canadá, es un país conocido por su tradición extractiva de minerales, y se ha convertido en los últimos años en uno de los principales inversores extranjeros en minas en el mundo.   No sólo en México las mineras canadienses avanzan explotando minerales y recursos, dejando una lista de quejas por violaciones a derechos humanos, a la salud y al ambiente. Varios países de América Latina registran conflictos similares.  Pero las canadienses tienen la vista bien puesta en México y las corruptas autoridades no se hacen del rogar.

México es el primer destino de inversión en exploración minera en América Latina (ocupando el 74%  de esta actividad) y el cuarto a nivel mundial.   En nuestro país la entidad encargada de otorgar las concesiones mineras es la Secretaría de Economía.  Bajo la ley federal vigente, las empresas extranjeras deben solicitar una concesión minera y operar a través de una empresa mexicana, pero la empresa local puede estar completamente en manos de extranjeros.  Este acuerdo permite a los inversionistas tener la propiedad total sobre el funcionamiento de sus minas y sólo pagar los impuestos correspondientes.

La SE otorga las concesiones sin consultar a las comunidades donde se asentarán las minas, pese a que muchas son población indígena y México ratificó en 1990 el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, que garantiza a  esos pueblos el derecho a ser consultados en lo referente a desarrollos en sus territorios tradicionales.  La secretaría tampoco hace un estudio serio sobre los impactos en la región o sobre los beneficios para el país.

El discurso oficial asegura que las inversiones extranjeras en minería y las concesiones traen consigo proyectos de largo plazo, como la generación de infraestructura básica, estando siempre en duda su cumplimiento.   También se pondera la promesa de la generación de empleos en las regiones y una derrama económica para el país, pero las regalías y los impuestos son muy bajos, ya que las empresas mineras se llevan hasta 95% de las ganancias y son las comunidades locales las que pagan los costos por el impacto de su operación.

Según el especialista en temas financieros Carlos Fernández-Vega, sólo en 2010, el gobierno federal concesionó más de 4 millones de hectáreas para explotación de minerales. Los ingresos fiscales derivados de esas concesiones ascendieron a sólo 20 millones de dólares. En cambio los consorcios beneficiados tuvieron ingresos por cerca de 20 mil millones de dólares (cantidad que crece y se multiplica cada año), lo cual indica lo jugoso del negocio y el rápido e incondicional apoyo de las autoridades mexicanas a las compañías canadienses.

La impunidad de las empresas canadienses ha propiciado que compañías extranjeras chinas y estadounidenses utilicen sicarios en contra de activistas comunitarios.  Un ejemplo es Michoacán, donde la Procuraduría General de la República encontró relaciones del cartel La Familia con empresas chinas para abastecerlas de mineral obtenido ilegalmente.

¿Pero qué hace el gobierno mexicano?  La embajada de México en Canadá, con Francisco Suárez al frente, presume en su página oficial “Historias de éxito: Empresas Canadienses en México, el caso de las mineras canadienses”, y señala que “Actualmente 230 compañías mineras canadienses operan en México, sin ningún problema. Y muchas de ellas pueden presumir de estar haciendo contribuciones muy importantes a la economía y al desarrollo de las regiones en las que operan”.  Este era el motivo de la cordialidad y el trato preferencial a Peña Nieto en el Canadá.

fernandocorzantes@yahoo.com.mx

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s