Historias desde el anonimato: Ramiro Martínez

Por: Ricardo Carapia

(Publicado originalmente en la Revista Cambio Querétaro en agosto de 2005. Ramiro Martínez Piña es actualmente Director del Encuentro Internacional de Guitarra Querétaro)

Siempre la salvedad resulta bocanada fresca. Más, si enfocamos la mirada hacia las entrañas de la ciudad y encontramos casos que levantan el nombre de la misma, y el ánimo también.

Historias hay, y probablemente no será la única ni la última, más sí una de tantas que permanecen casi en el anonimato absoluto. Es el caso de Ramiro Martínez, el hombre que en la búsqueda de un sueño atrae otros en quienes le escuchan.

El maestro Ramiro Ramírez Piña es uno de los casos de éxito que vendrían como definición perfecta en alguna enciclopedia. Sin embargo, lo triste es la poca notoriedad que a pesar de todo, recae sobre él y su trabajo.

Artista de corazón y vocación, este hombre originario de San Felipe, Guanajuato, ha logrado llegar a un sitio envidiable entre los guitarristas clásicos. Alumno de Francisco Ramírez y Enrique Flores en la Escuela de Música de la Universidad de Guanajuato, así como de Alejandro Salcedo y Miguel Limón en la escuela Vida y Movimiento del Ollin Yoliztli, refleja al pulsar las cuerdas esa sensibilidad que se extraña en muchos de los contemporáneos.

Humildad que se refleja en rostro y manos, una mirada en la que se encuentra el sabor del trabajo duro y la vida difícil, un temple que le ha ayudado a conquistar el lugar que ocupa. Esto, afortunadamente no le ha hecho quedar como uno de tantos artistas que conocemos, refugiados en oquedades oscuras y resignados a ello, o dispuestos tan sólo a recorrer el centro de la ciudad con su guitarra buscando unas monedas más tristes que su destino.

Por el contrario, quienes conocen a Ramiro se admiran de los logros que atesora en sus manos, como su propia guitarra. Y además, se congratula de ellos de manera sencilla, cosa de gran valía y rareza.

Ha tomado clases con maestros de la talla de Leo Brouwer, Manuel Barrueco, Stefano Aruta, John Ho Imquist, Carlos Barbosa y otros más, tanto en México como en Italia y Cuba. Dentro de su curriculum encontramos que ha representado a Guanajuato y a Querétaro en el Circuito Artístico Centro Occidente y Zona Centro, además de haber realizado más de 40 conciertos en diferentes estados de la República, a través del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, así como los institutos y consejos de cultura estatales.

Así, ha visitado como guitarrista clásico a San Luis Potosí, Zacatecas, Veracruz, el Estado de México, Nayarit, Jalisco, Colima, Oaxaca, Guanajuato, Morelos, Hidalgo y más.

Con el paso del tiempo, Ramiro Martínez se ha ganado el reconocimiento de la comunidad guitarrística nacional, y no contento con ello, ha participado en festivales como la Ressegna Internazionale di Giovanni Musicisti, realizada en Nápoles, Italia, en 1991, además del Heart of Chicago de 1997.

Dentro de los festivales realizados en el país, el Festival Internacional de Morelia es tal vez el que cobra mayor importancia, y Ramiro ha estado presente en él, así como en el Festival Internacional de Guitarra que se realiza en San Miguel de Allende, el segundo de la lista. En ambos, el músico ha tenido una participación destacada.

El Concurso y Festival de Guitarra de Taxco, Guerrero, es otro de los foros importantes para el instrumento en México, y al cierre de la edición Ramiro Martínez se encontraba en la edición 2005 de este encuentro, al mismo que asistió el año pasado. Esta ocasión acude como parte del festival, dedicado a Ernesto Cordero, y en la parte del concurso participan músicos de Chile, Argentina, Costa Rica, Japón, Puerto Rico y otros países.

Actualmente, su labor de concertista alterna con la docencia,  pues imparte la cátedra de guitarra en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Autónoma de Querétaro desde 1992.

Entre la larga lista de logros del músico se encuentra el haber trabajado bajo la batuta de Sergio Cárdenas, Félix Carrasco, Jesús Almanza Castillo y Mario Rodríguez Taboada, en su labor de solista o miembro en la Orquesta Filarmónica del Bajío y la de Querétaro, la Sinfónica de Guanajuato, la Orquesta de Cámara de San Luis Potosí, el Ensamble de la ciudad de Querétaro y en la Capella Guanajuatensis.

El guitarrista figura como responsable de la presentación del Concierto de Aranjuez en el Teatro de la República, así como de diversas muestras a su cargo y del violinista Martín Valdeschack, con quien asistió a Taxco este año; así como con  Ricardo y Raúl de Luna, con quienes conforma el Trío Los Flamenquistas.

Además, también logró hacerse acreedor a la beca otorgada por CONECULTA dentro del programa de Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico en el 2004. Para este proyecto, trabajó con siete de los más importantes compositores del Estado, con la intención de presentar siete piezas originales para guitarra.

Con esto, un breve recorrido por una vida de trabajo arduo y muchas veces de sacrificio, que le ha valido a este hombre una pasión como pocas se encuentran. Seis cuerdas que vibran al paso de una brisa fresca.

ricardo.carapia@gmail.com
@richcarapia
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s