Mejor infraestructura, posible: La democracia privada

Por: Sergio Camacho

Los organismos empresariales, de profesionistas, etc., en nuestro país, son instrumentos forjados de la parte productiva de la sociedad organizada, y que hacen unión para muchos fines, que van desde representarse como gremio, ofertar capacitación de grupos, convivencia, pertenencia, protección, promoción, trabajo y un sinnúmero de posibilidades; pero también en el marco progresista de un país semineoliberalista, han servido para impulsar o servir de contrapeso a la políticas económicas y fiscales de nuestro gobierno.

Enfocándonos en el asunto de la representación, dichos organismos tienen que cumplir ciertos criterios para su existencia, muchos de ellos controlados o referidos por la Secretaría de Economía, las Direcciones de profesiones o algún otro ente gubernamental, según sea el caso, lo que con lleva a tener una serie de estatutos, que cumplan con criterios compartidos de orden y competitividad.

Sucede que, logrados la existencia y el poder de dicha representación, ha sido preferente en aras de una mayor eficiencia, el ser más amigo o aliado que contrapeso, con los gobiernos relacionados. Y tanto ha avanzado esta alianza, que ha sido más adecuado el tener una dirigencia afín o cómoda a la directriz de los gobiernos, y de esta manera suponer que se está trabajando de la mano. Así surge la necesidad de estas dirigencias de mantener al máximo posible su posición en sitios importantes en estas representaciones, y por tanto, hasta tener la facultad de heredar el poder.

Esto viene a colación pues la semana pasada tuve la oportunidad de ver un interesante proceso democrático privado en la sede nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, donde se celebró una asamblea general extraordinaria a fin de actualizar una serie de estatutos en aras de, entre otras cosas, modificar circunstancias que hacían más difícil la labor de representación gremial.

Resulta que para la máxima dirigencia nacional (y en las locales también así se pretendía), se tenía que refrendar anualmente el voto a favor hasta llegar a tres años, periodo máximo de dirigencia, y se ajustó al dos más uno, pero resulta que para el tercer año el presidente tenía que dejar sus funciones por el periodo de campaña, para hacer campaña por todo el país, con el consecuente gasto e inversión de tiempo, para terminar ampliando su período por solo unos meses más.

Entonces sugirieron un cambio en los estatutos, donde se le quita a la asamblea general, dígase todos los afiliados a esta cámara, el poder directo de voto por sus potenciales dirigentes nacionales, trasladándoselo y  facultando a los representantes de cada delegación, el poder emitir un voto representativo de esa delegación, y entonces pasar de un universo de casi diez mil votantes a poco más de cuarenta.

Suena más eficiente el no tener que hacer esa cansada labor de campaña por todo el país y de llevar un proceso de elecciones, en favor de convencer sólo a unos cuantos. Extrapolándolo a la política, los gobernadores en nuestra representación votarían a los presidentes de la República . Valga una disculpa por la analogía, pero así se siente.

Se entienden los motivos, en cuán importante y desgastante es la labor real de esa representación, sobre todo si suponemos, como lo es, que esos dirigentes son también importantes empresarios de la construcción y que además de ser exitosos en su empresa, se entregan a la noble labor de representar a su gremio, ante cualquier persona o cualquier instancia, lo que implica que debe ser funcional el hacer más sencillo o menos engorrosos los procesos administrativos de esta representación. Lo que no entiendo es por qué si quieren esa representación, no ganarla directamente de todos o de la mayoría de esos afiliados y lograr así una legitimidad irrefutable.

Pero ello suponemos que es un ejercicio administrativo, del cual veremos sus frutos en un futuro cercano. ¿Quién sabe? Podría ser exitoso y generar satisfacción en la mayoría de los afiliados. O en otro caso, replantear una mejor estrategia.

sergiocamachoh@gmail.com
Twitter: @sergiocamachoh
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s