Empoderemos a la imagen

 

Por: Ricardo Azarcoya

Hoy compartimos el planeta con más de 7 mil millones de personas. Se enviarán más de 300 mil millones del correos electrónicos, se escribirán más de 19 mil millones de mensajes de texto y se subirán a través de internet más de 1 mil 800 millones de fotografías.

En el año 2008 tuve la oportunidad de viajar a la ciudad de Nueva York para colaborar con la Agencia VII Photo, una de las agencias de fotografía más reconocidas del mundo. Hoy recuerdo una charla que tuve con Stephen Mayes, en ese momento CEO de la agencia y hoy buen amigo.

Éramos varios involucrados en esta charla, cuando alguien manifestó su preocupación por el futuro de la fotografía y el fotógrafo. Las opiniones variaban desde distintos puntos de vista, había quienes aceptaban que las plataformas digitales eran una gran nueva oportunidad de mostrar tu trabajo, otros temían por su futuro y el de los medios impresos. A otros no les interesaba y los más analíticos intentarían hacer un uso moderado de ello.

Cuando Stephen opinó, dijo algo que nunca se me olvidará; “Ustedes los fotógrafos documentales no tienen de qué preocuparse, pues ustedes deben siempre recordar que hacen fotografías para crear memoria” .

Esta frase hasta el día de hoy la llevo conmigo, pues la gran bondad de la tecnología es la inmediatez, el dejar saber a tus contactos, amigos y seguidores lo que esté pasando en ese momento. ¿Pero realmente le damos la lectura adecuada a éstas imágenes que vemos todos los días? En realidad lo dudo mucho. El poder de la imagen viene del contexto, su empoderamiento viene de la narrativa escrita. Es por eso que hoy en día de estos millones de fotografías tienen una muerte rápida pues sólo durará lo que tardes en subir otra.

Hace poco dando una conferencia para Canon, le pregunté a los fotógrafos asistentes si recordaban la primer fotografía que habían impreso en el casi olvidado cuarto oscuro. La respuesta fue inmediata y masiva: más del 90% recordaba perfectamente qué imagen había sido, recordaban el momento, la mayoría recordaba su tiempo de revelado y hasta la dilución de los químicos.

Inmediatamente después les pregunté si recordaban cual había sido la primer fotografía que habían subido a Instagram. Ese 90% se convirtió en un 10%. No recordaban con exactitud la foto, todos creían, suponían y dudaban, mucho menos recordaban si habían usado un filtro. Simplemente es una fotografía que en su momento sirvió para ese motivo en especial, pero no creó memoria en los propios autores de las imágenes.

Hace no tantos años, los fotógrafos teníamos 24 ó 36 fotografías por rollo, lo cual te hacia aprender a ver, pues no podías hacer pruebas o mirar la imagen en una pantalla. No podíamos borrar la fotografía y mucho menos poner filtros al instante. Tenías que cuidar tu encuadre, la luz, los elementos, y solo si estabas seguro, hacer un disparo. Aún hoy en día las fotografías icónicas son de negativos, pues ellos creaban imágenes pensando el por qué y no el qué. El por qué es la narrativa, la historia. El qué es la imagen. Así de claro: ellos hacían fotografías para crear memoria.

La narrativa es tan poderosa que inspira, protege, celebra. La imagen acompañada de un texto la hace feroz. Como espectador te hace conectarte a partir de tus creencias y experiencias personales, te hace entender un mundo que no conoces a profundidad y genera algo dentro de nosotros.

El contar historias a través de fotografías no es solamente ver una serie de imágenes. Es hacer un trabajo de investigación, trabajo de campo y escribir para después salir con la cámara a ilustrar esa historia de la mejor manera. La fotografía documental parte del entendimiento: lo que mejor conozcas, es lo que mejor vas a fotografiar.

No voy a negar que soy un aficionado de las redes sociales, principalmente de Instagram pues es un mundo de fotografías en la palma de tu mano que aunque no necesariamente cuenten una historia, disfrutas esos pocos segundos que las ves.

Hace unos días recibí una postal de una amiga que visitaba Myanmar, fue toda una sorpresa para mí, pues en realidad me estaban enviando una fotografía con texto, lo que tal vez fue el Instagram perfecto de hace varias décadas.

Desde hace varios años he pedido a mis padres escriban el libro de su vida: quiero saber más, quiero saber cómo eran, cómo pensaban y cómo crecieron. Quiero leer y crear imágenes dentro de mí de cómo se veían, cómo vestían y cómo enfrentaron sus experiencias. Hace un par de navidades en el intercambio de regalos de la familia Azarcoya, mi papá nos envió un correo electrónico a mis hermanos y a mí: “Mis memorias de los 7 a los 14 años”, un regalo espectacular donde platica esos primeros años de lo que vivió como niño, una historia encantadora y real, tan real que me llevó a las lágrimas. En definitiva el mejor regalo de navidad. Si hoy viera fotografías de la infancia de mi papá, esas fotografías tendrían más sentido, les daría aún más significado y podría hacer esa narrativa que me regaló. Esa lectura es y siempre será inspiradora…

Hoy compartimos el planeta con más de 7 mil millones de personas, se enviarán más de 300 mil millones del correos electrónicos, se escribirán más de 19 mil millones de mensajes de texto y se subirán a través de internet más de 1 mil 800 millones de fotografías. Y aún así, nos podemos llegar a sentir solos.

Contémonos nuestras historias, quiénes somos y qué nos mueve a despertarnos todos los días. Estoy seguro que mi historia o la tuya significarán algo para alguien. Y si logramos inspirar a través de la narrativa a una sola persona alcanzaremos la inmortalidad, pues una persona o pueblo inspirado, eleva sus expectativas.

¡Nos vemos en Instagram!

FIRMA RICARDO AZARCOYA

Correo electrónico: info@ricardoazarcoya.com
Twitter: @Azarcoya

Advertisements

One Comment Add yours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s