El lector constante

Por: María Luisa Sosa

La lectura es un proceso informativo que involucra, entre otras cosas, interpretación, comprensión y explicación, el cual está generalmente ligado a la escritura y a los soportes escritos. Sin embargo, también existe una acepción más amplia del término que se refiere a la forma en que recibimos diferentes construcciones sociales y la exégesis que de ellas hacemos. En ambos casos el denominador común es el rol activo que se exige al receptor, pues una buena lectura lo invitará a la reflexión y al cuestionamiento e incentivará su pensamiento crítico.

En ello radica buena parte de la diferencia entre ser un país lector o no. Cuanto más lea un pueblo, menos se dejará guiar por la cultura del espectáculo, las directrices mediáticas y los escándalos de héroes y villanos efímeros generados en las redes sociales. Pero en el tema de la lectura no hay que descuidar los contenidos, pues contrario a lo que se piensa somos una de las generaciones más lectoras de todos los tiempos. Lamentablemente lo que la mayor parte de la gente lee a diario son textos de Whatsapp, publicaciones de Facebooktweets, telegrams y toda la amplísima gama de plataformas comunicacionales que si bien son grandes herramientas, en muchos de los casos sirven de canales para transmitir mensajes inocuos, desprovistos de contenido real.

Dicha información insubstancial llega a receptores pasivos que, lejos de cuestionarla, la retransmiten contribuyendo a entorpecer -aún más-  el flujo de la información importante, anulando por completo las posibilidades de la actividad crítica. Plagados de faltas de ortografía, sin mencionar fuentes u orígenes, manejando noticias fuera de contexto espacio-temporal, los mensajes circulan y los receptores a lo sumo escanean y sin leer, bastan un par de palabras que suenen familiares o les generen alguna empatía  para estar prestos a viralizarlos sin importar nada más.

Lo realmente preocupante es que esta dinámica propia del ámbito “virtual” ha generado la misma inercia en el ámbito de lo real, pues la manera en que reaccionamos a ciertos eventos políticos, noticias nacionales e internacionales, e incluso antes ciertas situaciones de la cotidianeidad se rige por los mismos parámetros: recibimos sin cuestionar, consumimos sin discernir, escaneamos sin leer. La propuesta es, sin importar el rol que juguemos en el mundo, hagamos de nuestra vida una lectura constante.

wi_sosa@hotmail.com
Twitter: @sosa_wi
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s