Decepciones anticipadas

on

Por: Fernando Corona

A unas semanas para llegar a la mitad de este bendito año, el 2016 se va como agua y con ello una gran cantidad de anécdotas inverosímiles en la política interior mexicana y de violencia desmedida. Todas ellas formaran parte del expediente que deberá de marcar los destinos del país para la tan peleada contienda electoral del 2018, en donde se relevará el que a mi parecer ha sido uno de los gobiernos más deficientes, denostados y poco efectivos de la historia. La administración  peñanietista ha tenido errores hoy y mañana también, y como la ambición mató al gato, ya están en vísperas de hacer lo conducente para buscar renovar el poder para la siguiente elección.

Los cambios recientes en el gabinete acusan cambios de fondo para ir perfilando a aquellos que puedan competir en una terna que haga frente a sus múltiples adversarios. Aurelio Nuño, flamante Secretario de Educación en sustitución del muy experimentado Emilio Chuayffet, es el candidato bajo las sombras. Un tipo con un perfil discreto, con nula experiencia como político y harto preparado. Se maneja desde un escenario secundario, sin embargo la tarea que le han encomendado no es fácil, si la saca a flote podría enfilar directo y sin escalas. Dicen que caballo que alcanza… gana.

Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray Caso, son los candidatos naturales, el primero desde una posición en donde domina la escena de la política interna del país, misma posición que le da conocimiento y experiencia, sin embargo su actuación no ha sido para nada sobresaliente, sobre todo con la muy trillada fuga del Chapo, los 43 desaparecidos y otros episodios más. Videgaray es amigo personal y compañero de andadas del Presidente, le cuida las espaldas y tiene temple; sin embargo han sido desafortunadas sus actuaciones y la gente en general ha dejado de verlo con aprecio y confianza.

En el PAN la cosa no es mejor, se habla de Rafael Moreno Valle, de Gustavo Madero, de Ricardo Anaya, mientras ninguno de ellos se descarta ni se pronuncia, y su guerra interna no los tiene mejor posicionados.

En el PRD, Mancera podría ser la opción, ha hecho un trabajo sumamente desgastante en el DF, con resultados de austeros a malos. Y no es para menos, la gran ciudad da muchos problemas.

Mención aparte merece la otrora primera dama, Margarita Zavala. Podría ser la opción independiente: mujer discreta, preparada y que realizó un trabajo soberbio como compañera de causa de Felipe. Podría ser una gran oportunidad tanto para que una mujer sea presidente, como para consolidar el poder de los que van “sin partido”…  el Bronco lo hizo en Nuevo León, veamos si la Señora Zavala lo hace a lo largo y ancho del territorio.

Andrés Manuel ira por Morena. El tabasqueño insistirá por tercera ocasión en su aspiración de gobernar este país. Hartos de lo anterior, dicen que más vale bueno por conocido que malo por conocer, pero también dicen que estaríamos mejor con López Obrador. En general no hay crédito para el de  Macuspana, pero el hartazgo y los errores le dan una seria ventaja competitiva.

Estamos cerca de presenciar una de las contiendas electorales más disputadas de los últimos veinte años. No porque los candidatos sean magníficas opciones, sino que por los errores de unos, los aciertos de otros, el cansancio generalizado de la sociedad, la falta de claridad y transparencia en los procesos, han creado confusión y desinterés de parte del electorado.

Las piezas se empiezan a mover, el que juegue mejor llegará, no queriendo decir que será el mejor.

fcoronagarcia@gmail.com

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s